Bioprotección, un faro estratégico contra el desperdicio de alimentos

Gama de cultivos especiales que, mediante fermentación, contribuye a retrasar el deterioro de los alimentos, disminuir su desperdicio y aumentar la seguridad de los productos lácteos y otros alimentos

Los consumidores actuales que se preocupan por la salud buscan comida de verdad, con menos ingredientes artificiales, y no están dispuestos a sacrificar sabor y duración del producto. Eso es exactamente lo que hace única a la bioprotección basada en fermentación: nuestras soluciones de cultivos resuelven este dilema dando ventaja a los clientes en un mercado muy competitivo. Permiten que nuestros clientes logren una gran uniformidad y se aseguren de que su producto llegue al consumidor en buen estado, y de forma natural. 

El faro de la bioprotección pertenece al ámbito de Cultivos y enzimas para alimentación. En pocas palabras, con nuestros cultivos para alimentación los fabricantes pueden aprovechar la fermentación para mejorar la calidad y la seguridad de sus alimentos, al tiempo que atienden la exigencia de los consumidores de menos ingredientes artificiales.  La fermentación es la solución natural para inhibir el deterioro y proteger los alimentos frente a la contaminación, manteniéndolos seguros y frescos más tiempo. 

 

«La fermentación es una antigua forma de preservar los alimentos. La bioprotección es su equivalente moderno».


Desde que la bioprotección se convirtió en faro en 2013, un apasionado equipo interdisciplinar que incluía I+D, ventas y desarrollo comercial ha conseguido aumentar los ingresos desde casi la nada hasta una proporción cada vez mayor del negocio de Cultivos y enzimas para alimentación. 

Junto a los magníficos productos que hemos lanzado estos años para aplicaciones en yogur, ensalada, salmón y carne, también hemos celebrado un avance científico relevante con el descubrimiento y demostración de la capacidad exacta de las bacterias beneficiosas de nuestros cultivos FRESHQ® para absorber un nutriente de la leche que la levadura y el moho necesitan para crecer (2019). Se trata de un hito importante que no solo refuerza nuestro liderazgo científico y nuestra competitividad, sino que también nos permitirá crear nuevas generaciones de cultivos FRESHQ® y así apoyar a nuestros clientes con productos aún mejores. 

¿Qué es la bioprotección?

Conozca más sobre esta forma natural de inhibir el deterioro y prevenir la contaminación de los alimentos.


Favoreciendo la lucha contra el desperdicio de alimentos

El desperdicio de alimentos representa un 8 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Combatirlo tiene un potencial enorme en la lucha contra el cambio climático. La bioprotección puede ser un factor impulsor clave de la lucha contra el desperdicio de alimentos, que se ha convertido en una cuestión cada vez más importante para los consumidores y legisladores de todo el mundo. 

Aunque la ONU estima que un tercio de la comida se desperdicia, vivimos en un mundo donde la población crece muy rápido y los recursos escasean. Las bacterias beneficiosas pueden formar parte de la solución que disminuya la cantidad de comida que acaba en la basura. Nos gusta describirlas como la forma que tiene la naturaleza de ayudar a mantener más tiempo la frescura de los alimentos. La bioprotección por fermentación puede alargar la duración del yogur, dando más tiempo para consumirlo, pero sin transigir con la exigencia de comida de verdad sin ingredientes artificiales. Como líder mundial en la industria láctea, tenemos la responsabilidad de esforzarnos por que el futuro sea más sostenible. Por eso, nos hemos marcado el ambicioso objetivo de que el desperdicio de yogur en la UE se reduzca en más de 2 millones de toneladas para 2025. 

Oportunidad de mercado

En Chr. Hansen, creemos que la sostenibilidad y las oportunidades de negocio van de la mano. Estimamos que la oportunidad a largo plazo para el mercado de la bioprotección es de unos mil millones de euros, con un mercado direccionable de 200 millones en 2025. 


Compartir