Nuestro catálogo de productos OLM

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna de forma exclusiva durante los seis primeros meses, seguida por lactancia materna con suplementos.1

La leche materna es el mejor alimento para los lactantes gracias a sus propiedades nutricionales óptimas y a las funciones fisiológicas específicas de muchos de sus ingredientes. Los azúcares son un componente muy importante de la leche humana, por delante de las grasas y las proteínas. Además de la lactosa, que sirve como fuente de energía, la leche materna contiene entre 7 y 25 gramos de moléculas de azúcares complejos (oligosacáridos) por litro. Estos azúcares complejos, que solo se encuentran en concentraciones significativas en la leche humana, se conocen en conjunto como oligosacáridos de la leche materna (OLM).

 

 

Cómo empezó todo

A principios del siglo XX, el pediatra y bacteriólogo austroalemán Theodor Escherich (1857-1911) y el pediatra alemán Ernst Moro (1874-1951) pudieron demostrar que cierto azúcar presente en la leche materna influye en el desarrollo del microbioma intestinal, con el consiguiente efecto positivo sobre la salud del lactante. Desde entonces, se han aislado más de 150 oligosacáridos complejos distintos en la leche humana. En este tiempo hemos aprendido mucho sobre sus propiedades funcionales específicas.

Se han realizado estudios para caracterizar el beneficio prebiótico que estos azúcares pueden tener sobre el desarrollo de un microbioma humano natural, y también los hay que han indicado que un microbioma intestinal sano favorece el equilibrio del sistema inmunitario.

Ofrecemos procesos innovadores, escalables y eficaces para la producción de OLM seleccionados y estos productos son equiparables a sus homólogos naturales en cuanto a estructura y función. La calidad de nuestros OLM y los correspondientes procesos de fabricación se adaptan para permitir que estos productos se utilicen en algunas áreas, por ejemplo, como ingredientes funcionales en nutrición infantil o alimentos para fines médicos especiales, así como nutrición funcional en general.

 

La ventaja de los OLM de Chr. Hansen

Nuestra producción se lleva a cabo según las normas de calidad FSSC 22000 e ISO 9001. Nuestros productos están disponibles con varios niveles de pureza (hasta el 98 %), en parte también como hipoalergénicos, todos cuentan con certificación kosher y halal, se producen con tecnología de secado por pulverización y pueden ofrecerse para mezcla en húmedo o en seco.

 

Referencias

1 Organización Mundial de la Salud. International Code of Marketing of Breast-Milk Substitutes.  https://www.who.int/nutrition/publications/infantfeeding/9241541601/en/ Consultado el 26 de noviembre de 2020.


Compartir