Capacidad microbiana

Chr. Hansen tiene una amplia experiencia en el desarrollo y mejora de cepas bacterianas. En fitosanitarios eso nos da una comprensión única del funcionamiento de las bacterias y su interacción con las plantas. 

Un puñado de tierra contiene millones de microbios. Estos microbios descomponen la comida, permiten que la planta acceda a los nutrientes y la defienden de invasores dañinos.

Los microbios viven en las plantas, las raíces y la tierra y sobre ellas, y las ayudan mediante el mayor desarrollo de las raíces y la mayor captación de agua y nutrientes, así como la protección frente a las enfermedades y la resistencia a las heladas y la sequía.

Cómo lo hacemos
Somos una de las pocas compañías de biociencia capaces de criar bacterias, gracias a lo cual podemos identificar y mejorar cada cepa y la forma en que colonizan la planta anfitriona y combaten ciertas situaciones de estrés.

Escogemos las cepas por su capacidad para prosperar e interactuar eficazmente con su entorno y por cómo pueden combatir directamente las enfermedades fitopatógenas microbianas y estimular la fisiología de la planta para que esté sana y robusta.

Una vez escogidas las cepas, las sometemos a pruebas mediante ensayos mecánicos en invernaderos y amplias pruebas de campo. A continuación, a partir de esas cepas, desarrollamos formulaciones específicas que permiten que las bacterias alcancen todo su potencial antes de convertirlas en productos.

¿Por qué bacterias?

Las bacterias tienen propiedades únicas que las hacen ideales para la agricultura. En la división de fitosanitarios aprovechamos las bacterias del género Bacillus que, como parte natural del microbioma de las plantas, ayudan a protegerlas de las enfermedades y las plagas, además de proteger las raíces del ataque de los nematodos.


 


1. Los bacilos son una parte natural del microbioma de las plantas.

  • Gran diversidad.
  • Rápida colonización de la rizosfera.
  • Pueden modular la arquitectura de las raíces.

2. Los bacilos protegen de enfermedades y plagas (con efecto patógeno en la planta).

  • Gran genoma y producción de metabolitos complejos.
  • Protección frente a muchos hongos fitopatógenos.
  • Actividad bionematicida que protege las raíces frente a ataques de nematodos.

Uso de bacterias para combatir los nematodos
Nuestra experiencia en microbios ayuda a afrontar uno de los mayores retos de la agricultura:  combatir los nematodos.

 

Cómo funcionan los microbios

Los microbios tienen un papel importante en el crecimiento de las plantas y en el control biológico de sus enfermedades.

 


Antagonismo de la plaga y los patógenos

La bacteria coloniza el sistema de raíces en crecimiento y administra moléculas antibióticas en torno a la raíz, lo que perjudica a los patógenos que se aproximan a ella.

 


Estimulación de la respuesta de la planta anfitriona

La colonización de las raíces locales es suficiente para estimular una resistencia sistémica inducida (RSI), que puede llevar a la protección de toda la planta frente a las enfermedades causadas por diferentes organismos.

 


Fomento de la nutrición  y el crecimiento del anfitrión 

Las bacterias que actúan por este mecanismo se desplazan siguiendo la raíz en su búsqueda de los componentes que exuda, desplazando así a los patógenos que compiten por la extracción de nutrientes y la ocupación de nichos en la raíz.

 
Capacidad microbiana 

Aprovechamiento del potencial de las bacterias beneficiosas

Productos probados 

Soluciones líderes que han demostrado marcar la diferencia

Excelencia en la producción

Presencia global y larga trayectoria de producción con alta calidad

Colaboraciones dedicadas y de confianza

Por el futuro de la agricultura mediante la colaboración

Compartir