Tranquilidad, de la granja al frigorífico

Chr. Hansen, fruto de su colaboración con Neogen, presenta ahora la plataforma integrada de análisis Raptor ante los fabricantes de lácteos de todo el mundo.

Restos en la leche, hormonas en la carne, plaguicidas en las verduras, descifrar las etiquetas «limpias»: nunca hemos sido más conscientes de lo que hay en nuestra comida y cómo nos puede afectar.

Los fabricantes de alimentos también conocen la importancia de la seguridad alimentaria, y prueba de ello son los numerosos procedimientos y controles de calidad por los que pasa la leche en su camino desde la granja hasta el frigorífico. Raptor es una nueva plataforma de análisis de Chr. Hansen que ayuda a los productores a demostrar de forma fácil y simple que su leche está libre de antibióticos.

Si una vaca enferma necesita de antibióticos, se la aparta del rebaño de ordeño durante el tratamiento hasta que esté recuperada del todo. La industria láctea, por lo tanto, aplica medidas de seguridad para garantizar que no entren antibióticos en el suministro de leche, pero las medidas no siempre son suficientes. La legislación requiere que toda la leche, tanto orgánica como producida de forma convencional, supere estrictos análisis de antibióticos durante el proceso.


Análisis fiable y preciso

Entonces, ¿cómo garantizan los fabricantes que su leche está limpia al 100%? Chr. Hansen, fruto de su colaboración con Neogen, presenta ahora la plataforma integrada de análisis Raptor ante los fabricantes de lácteos de todo el mundo. Raptor es el método más sencillo y fiable para garantizar que la leche esté libre de toxinas y antibióticos, y lo hace con un sistema totalmente automático que evita los posibles errores humanos. La interpretación y documentación de los resultados se hace en cuanto termina el análisis, para que no haya riesgo de retrasos en una serie de análisis o de que la demora cause una interpretación inexacta.

«Raptor es fácil de usar y ayuda a simplificar los complejos procedimientos de seguridad de la industria láctea, así como garantizar su coherencia», explica Jes Jensen, director de Análisis y Equipamiento de Chr. Hansen. «Utiliza tres orificios independientes y puede procesar tres análisis diferentes por cada muestra, por lo que también puede ahorrar tiempo de análisis».