El microbioma humano

En Chr. Hansen, llevamos más de 145 años desarrollando y produciendo bacterias que pueden contribuir a la salud humana.

¿Qué es el microbioma humano?

El microbioma es el ecosistema de bacterias y otros microbios que viven sobre nosotros o en nuestro interior y que favorecen y nos ayudan a mantener la salud. Por lo general, una persona alberga unos 38 billones de células bacterianas, que es aproximadamente el número de células humanas que tenemos. Como más del 90 % de las bacterias se encuentran en el intestino grueso, este grupo constituye el microbioma más grande del cuerpo humano.1

El microbioma es un ecosistema dinámico

Nuestro microbioma está formado por cantidades inmensas y variadas de bacterias que viven en un ecosistema dinámico. Algunos de estos residentes son inocuos e inofensivos, otros promueven la salud y otros son patógenos oportunistas que pueden afectar negativamente a la salud. La diversidad y el equilibrio del ecosistema contribuyen a proteger nuestra salud. 

Entre las especies bacterianas más destacadas del microbioma intestinal que favorecen la salud, están las de los géneros Bifidobacterium y Lactobacillus. Algunas cepas de estas especies se utilizan como probióticos por sus beneficios para la salud.



El microbioma y la salud están íntimamente ligados durante toda nuestra vida

El microbioma crece y se desarrolla a la vez que nosotros. Desde la niñez hasta la vejez y en etapas cruciales como el nacimiento y los mil primeros días,2 las bacterias que llevamos dentro juegan varios papeles diferentes, pero fundamentales, que pueden favorecer nuestra salud.3

Los cambios de hábitos pueden influir en el microbioma

Muchos factores del estilo de vida, como el estrés, pueden alterar el equilibrio y la diversidad de nuestro microbioma, con posibles repercusiones para la salud. En casos así es importante intentar restablecer el equilibrio del microbioma.4 Y cuando tenemos ese equilibrio, debemos tratar de mantenerlo.

Tal como han demostrado algunos estudios, podemos usar los probióticos para favorecer nuestra salud en estas situaciones. Por ejemplo, la cepa de probióticos LGG® de Chr. Hansen puede ayudar a reducir los problemas intestinales, además de reforzar la salud inmunitaria.  

Con el respaldo de la ciencia

Las cepas probióticas que desarrollamos en Chr. Hansen cuentan con fundamentos científicos sólidos, están bien documentadas y se fabrican con la más alta calidad. 

 


1 Sender R, Fuchs S, Milo R. Revised Estimates for the Number of Human and Bacteria Cells in the Body. PLoS Biol. 2016;14(8):e1002533. Publicado el 19 de agosto de 2016, doi: 10.1371/journal.pbio.1002533
2 Ruairi C. Robertson, Amee R. Manges, B. Brett Finlay, Andrew J. Prendergast, The Human Microbiome and Child Growth – First 1000 Days and Beyond, Trends in Microbiology, volumen 27, número 2, 2019, páginas 131-147
3 L Putignani  Front. Cell. Infect. Microbiol., 23 de noviembre de 2012, Human gut microbiota: onset and shaping through life stages and perturbations, Lorenza Putignani*
4 Liu RT. The microbiome as a novel paradigm in studying stress and mental health. Am Psychol. 2017;72(7):655-667. doi: 10.1037/amp0000058

Compartir