La importancia de la potencia

Conozca lo esencial de la potencia: ajústese a los estudios clínicos y tenga en cuenta el efecto techo

¿Cuál debería ser la dosis de un producto? Para conocerla, es necesario volver a la definición de probióticos: «[Los probióticos son] microorganismos vivos que, administrados en cantidades adecuadas, aportan un beneficio para la salud del hospedador» (FAO/OMS 2001). 

Igual que en los estudios clínicos

Según eso, resulta evidente que las bacterias probióticas se necesitan en «cantidades suficientes». La cantidad suficiente debería estar en relación con los estudios clínicos, es decir, la cepa probiótica y las dosis elegidas para un producto deberían coincidir con las usadas en los ensayos clínicos. También es importante buscar la misma área probiótica abordada en el estudio clínico y para la que se ha demostrado un efecto fisiológico positivo. 

Respuesta a la dosis

Los estudios clínicos sobre los probióticos indican que puede darse un efecto techo. Esto implica que se necesita cierta cantidad de probióticos para obtener una eficacia completa. Sin embargo, el efecto no aumenta linealmente con una dosis mayor, sino que llega a un tope. 

Unidades formadoras de colonias (UFC)

La potencia de un producto probiótico se mide en unidades formadoras de colonias, que suele abreviarse como UFC (CFU en inglés). Las bacterias forman colonias que pueden contarse cuando se extienden sobre una placa con agar y se incuban durante unos días. 

¿Desea saber más?

Si desea más información, póngase en contacto con nosotros. Podemos facilitarle una orientación acerca de la potencia correcta para su producto.

Compartir