Mujer embarazada con las manos sobre el vientre

Según un estudio, los probióticos pueden ayudar a las embarazadas que sufren colonización por estreptococos del grupo B

En el estudio se investigó el efecto de Lactobacillus rhamnosus (GR-1®) y Lactobacillus reuteri (RC-14®) en mujeres embarazadas que sufrían colonización por estreptococos del grupo B (EGB).

¿Por qué deberían evitarse los EGB?

La colonización por estreptococos del grupo B (EGB) es un fenómeno frecuente1 en embarazadas y puede dar lugar a una infección intrauterina por vía ascendente. Durante el parto, el bebé puede infectarse con los EGB, lo cual podría dar lugar a infecciones graves, como neumonía, meningitis o septicemia. Por consiguiente, para este grupo específico de enfermedades, se recomiendan antibióticos. 

Efecto estadísticamente significativo

En el estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo llevado a cabo por Ho et al. 20162 se observó que la combinación de las dos cepas, Lactobacillus rhamnosus (GR-1®) y Lactobacillus reuteri (RC-14®), también llamadas Urex, produjo un aumento estadísticamente significativo del número de mujeres embarazadas que no sufrían colonización por EGB al dar a luz. En el estudio participaron un total de 110 mujeres embarazadas diagnosticadas con EGB, que tomaron los probióticos desde las semanas 35-37 hasta el parto.

Gráfico del estudio sobre los EGB

  Figura 1: Mujeres que no sufrían colonización por EGB en el momento del parto.

Buena noticia para madres y bebés

Los nuevos datos clínicos representan una buena noticia para las mujeres embarazadas con EGB que tengan interés en los ingredientes naturales como contribución a su salud genitourinaria. En potencia, Lactobacillus rhamnosus (GR-1®) y Lactobacillus reuteri (RC-14®) pueden ayudar a disminuir la necesidad de un tratamiento antibiótico durante el parto; también se reduce el riesgo de transmisión de estreptococos del grupo B al bebé para que este disfrute una vida con mejores comienzos.

Más información

Haga clic aquí para leer el artículo publicado.

 

Referencias

1 Verani et al. 2010, MMWR Recomm Rep. 59(RR-10):1-36.
2 Ho et al. 2016, Taiwanese J Obst Gynocol 55(4):515-518.

Compartir