¿Por qué bacterias para cultivos?

Al aumentar la demanda mundial de alimentos, el sector agrícola se enfrenta al doble desafío de aumentar la productividad y disminuir su impacto medioambiental. En un esfuerzo por ayudar a los agricultores de todo el mundo a afrontar este reto, Chr. Hansen ha entrado en el mercado fitosanitario, que atraviesa una fase de rápida expansión.

Alimentar al mundo en 2050

En los próximos años, la agricultura mundial hará frente a un reto enorme de productividad. Según el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus iniciales en inglés), para el año 2050 el sector agrícola necesita haber aumentado su productividad un 69 % con respecto a los niveles de 2006 si quiere alimentar a la cada vez mayor población1. Esto implica que en los próximos 44 años la productividad de los cultivos deberá incrementarse un 33 % más que en los 44 anteriores. Al mismo tiempo, los consumidores de todo el mundo ponen más énfasis en la calidad de los alimentos, la nutrición saludable y el bienestar, mientras que la normativa y los permisos más estrictos para los productos fitosanitarios convencionales presionan a la industria para que elimine progresivamente muchos de los compuestos químicos que han sido el principal motor del aumento de la productividad de las cinco últimas décadas.

Con rendimientos que ya son altos y con la mayor presión que conlleva el cambio climático en muchas zonas agrícolas, la industria se encuentra necesitada de soluciones innovadoras, sanas  y sostenibles que contribuyan a satisfacer la creciente demanda de alimentos. 

Búsqueda de respuestas en la naturaleza

Un método de mejora de la productividad agrícola que ofrece buenas perspectivas tiene su origen en la propia naturaleza: las comunidades microbianas que viven dentro, encima y alrededor de las plantas. Según la American Academy of Microbiology, las soluciones microbianas para mejorar la salud de las plantas ofrecen la capacidad de aumentar la productividad de los cultivos un 20 % y reducir la necesidad de fertilizantes y plaguicidas un 20 % en el plazo de 20 años2.

Finding the answers in nature

One promising approach to improving agricultural productivity comes from nature itself in form of the microbial communities that live in, on and around plants. According to the American Academy of Microbiology, microbial solutions to improve plant health have the potential to increase crop productivity by 20% and reduce fertilizer and pesticide requirements by 20% within 20 years2

Hacia una alternativa sostenible para los agricultores a escala mundial

La alianza toma como punto de partida la colaboración existente entre Chr. Hansen y FMC, que en 2013 dio como fruto el lanzamiento del primer producto para la caña de azúcar: NEMIX® C. Mediante el mejor desarrollo y protección de las raíces, NEMIX® C, que es un producto puramente biológico, ya ha demostrado su capacidad para aumentar el rendimiento de la caña de azúcar un 10 %. En el futuro, la alianza se expandirá a otras áreas geográficas y a otros tipos de cultivos con productos nuevos y existentes.

¿Qué son los microbios y por qué son importantes para la salud de las plantas?

Los microbios del suelo funcionan de forma muy parecida al microbioma humano, que contribuye a la descomposición de los alimentos, el acceso a los nutrientes y la defensa frente a invasores nocivos. Con la ayuda del análisis genético, se puede descubrir nueva información sobre la relación existente entre los microbios y la salud de las plantas, revelando pistas sobre qué bacterias, hongos o virus pueden ayudar a las plantas a resistir condiciones insalubres como el calor, la sequía y las enfermedades.

1 WRI: «Crop Breeding: Renewing the global commitment, working paper».
2 «How Microbes can help feed the world», informe de la American Academy of Microbiology, 2012.

Compartir