Cuatro yogures de fruta en un vaso

¿Qué trae el futuro para los lácteos?

Los consumidores cada vez tienen más interés en lo que hay en su comida y en cómo se elabora. El máximo énfasis está en los alimentos naturales; de hecho, el 41% de los consumidores en Italia, el 35% en Francia, el 33% en Alemania y el 25% en España evitan los alimentos y las bebidas que contienen aditivos o conservantes artificiales.1

La gente quiere comida natural y mínimamente procesada porque creen que es más sana. ¿Sabía usted que el 44% de los consumidores alemanes escogen comida sin procesar para adelgazar o para no engordar?2 Lo limpio y sin procesar encaja perfectamente con los productos lácteos, que suelen tener pocos ingredientes y, además, naturales.

Fresa en un vaso de yogur de fresa

«Nuevas»  ventajas del yogur

Existe un interés creciente por los productos que aportan beneficios para la salud, como el calcio y los probióticos. Además, los consumidores vuelven a incluir los beneficios positivos de la fermentación como parte de su interés en las técnicas ancestrales de preparación frente a los alimentos procesados.2 Los fabricantes deberían ser más comunicativos sobre los procesos simples y tradicionales que utilizan y sobre las propiedades naturales de sus productos; tal vez puedan realizar nuevas declaraciones más atractivas sin necesidad de cambiar la formulación.

Logotipo de etiqueta limpia al 100%

¿Qué sucedió con la etiqueta limpia?

La etiqueta limpia sigue sana y salva. Según una reciente encuesta llevada a cabo en Canadá, el 45% de los consumidores están dispuestos a pagar más por productos con etiqueta limpia. Paradójicamente, un 34% no saben lo que significa «etiqueta limpia».3 Eso se debe a que no se trata de una regulación definida, sino una noción existente en la mentalidad colectiva de los consumidores. Con respecto a los colores, la percepción general es que los ingredientes colorantes son etiqueta limpia.

En el gráfico siguiente se muestra que la industria láctea europea ha aprovechado la tendencia de la etiqueta limpia, con un aumento en el lanzamiento de productos que contienen ingredientes colorantes y con una disminución de los que contienen colorantes naturales.

Gráfico con datos de lácteos

El pasado no nos permite predecir el futuro, menos aún con respecto a un movimiento como el de la etiqueta limpia. El mayor interés por la salud, las características imprevisibles de las redes sociales y los incidentes aparentemente aleatorios que se producen darán un nuevo impulso a la causa de la etiqueta limpia.  Sucesos futuros, sean los que sean, formarán la percepción de los consumidores y probablemente aportarán nuevos matices al movimiento a favor de las etiquetas limpias.3

Sucesos que nos hicieron ser conscientes de la etiqueta limpia durante las últimas décadas:

  • En los 60: se relaciona el glutamato monosódico con efectos en la salud.
  • En los 70: surgen temores sobre la inocuidad de los aditivos con número E.
  • 2007: estudio de Southampton (Reino Unido).
  • 2008: escándalo sobre la melamina en China.
  • 2015: debate sobre los transgénicos en Estados Unidos.

Declaraciones que venden

Cabe esperar que la etiqueta limpia continúe siendo un atributo positivo, aunque impreciso. No deje de comunicar  sus declaraciones específicas de etiqueta limpia. Con independencia de la dirección que tome con su nuevo producto o con una reformulación, debe tener presente que una declaración de «natural» posee aún más valor que una de «no artificial». Y los ingredientes colorantes son imprescindibles para cualquiera de las declaraciones más sofisticadas y comerciales, como «poco procesado», «métodos tradicionales» y «elaborado con esmero», que según las investigaciones dejan huella y diferencian a una marca del resto.

Mintel: Ingredient Insight: Colors, Sep. 2016 
Mintel - Yogurts & Desserts  Global Annual Review 2016
Euromonitor Intl  2016 – Ethical Labels: The Clean Label Movement

Compartir