La prevención es clave para mantener un aparato urinario sano.

Las molestias en las vías urinarias bajas están causadas principalmente por infecciones bacterianas habituales en personas adultas. Las mujeres están afectadas en mayor medida, pues aproximadamente la mitad sufren molestias en las vías urinarias durante su vida. Para entre un 20 % y un 30 %, se convierte en un problema recurrente.

Las molestias pueden producirse en diferentes partes del sistema urinario. Los lugares más frecuentes de molestias identificadas son la vejiga y la uretra. Cuando los riñones están afectados, puede ser más grave. 

 

Para mantener sano el aparato urinario y  reforzar las defensas contra los patógenos bacterianos de las vías urinarias bajas, pueden ser de ayuda estas sencillas medidas:

  • Beber agua en abundancia.
  • Evitar las comidas picantes, el alcohol, la cafeína y los cítricos.
  • Aumentar la ingestión de vitamina C. 
  • Beber zumo de arándanos rojos.
  • Tomar un suplemento dietético que contenga arándanos rojos.

 

Existen abundantes datos científicos que respaldan estas medidas, y la relación entre ciertos nutrientes como los arándanos rojos y la salud de las vías urinarias está bien comprobada.1-5  

 

 

Referencias
1 Vasileiou et al., 2013. Current clinical status on the preventive effects of cranberry consumption against urinary tract infections. Nutr. Res., 33, 595–607
2 Caljouw et al., 2014. Effectiveness of cranberry capsules to prevent urinary tract infections in vulnerable older persons: a double-blind randomized placebo-controlled trial in long-term care facilities. J. Am. Geriatr. Soc., 62, 103–10
3 Stapleton et al., 2012. Recurrent urinary tract infection and urinary Escherichia coli in women ingesting cranberry juice daily: a randomized controlled trial. Mayo Clin. Proc., 87, 143–50
4 Takahashi et al., 2013. A randomized clinical trial to evaluate the preventive effect of cranberry juice (UR65) for patients with recurrent urinary tract infection. J. Infect. Chemother., 19, 112–7
5 Blumberg et al., 2013. Cranberries and their bioactive constituents in human health. Adv. Nutr., 4, 618–32

 

 

Compartir