Clorofila

La clorofila es el pigmento verde que se encuentra en hojas, verduras, hierbas y todos los organismos capaces de realizar fotosíntesis. Entre las plantas de las que se obtiene habitualmente el pigmento para usarlo como colorante, están la hierba, la espinaca y la ortiga. Se etiqueta E140 en Europa.

Amplia variedad de colorantes con clorofila

El extracto de la clorofilina es estable a la luz y al calor. Chr. Hansen cuenta con una gama de clorofila que incluye líquidos hidrosolubles y oleosolubles, además de polvos. También tenemos productos estables al ácido para medios con pH bajo, como ciertas bebidas, y productos encapsulados para aplicaciones como las golosinas recubiertas de azúcar. Ofrecemos una gama completa de diferentes tonos, desde el verde amarillento hasta el azulado. Para conseguir una variedad aún mayor de tonos verdes, disponemos de mezclas de clorofila y de diferentes pigmentos amarillos.

Clorofila para todas las necesidades de la industria

La clorofila se suele utilizar para colorear golosinas, helados, preparados de fruta, lácteos, bebidas, bollería y alimentos preparados. En muchos productos lácteos y bebidas, por ejemplo, la clorofila se emplea para los sabores a kiwi, lima y menta, a menudo en combinación con amarillo. También es una buena elección al preparar ciertos platos con pimiento verde, guacamole o pepino.
La clorofila es excelente para sustituir los amarillos y azules artificiales.

Compartir