Cuando se acerca la temida temporada de gripes, un nuevo estudio revela un arma secreta para reducir el coste de las enfermedades seudogripales

Cuando se acerca la temida temporada de gripes, un nuevo estudio revela un arma secreta para reducir el coste de las enfermedades seudogripales
Nota de prensa | Aug 28. 2019 07:22 GMT

Un nuevo estudio de economía sanitaria demuestra que el consumo de probióticos puede contribuir a reducir el coste de las enfermedades seudogripales. Solo en Estados Unidos, el consumo de probióticos puede disminuir en más de 54 millones el número de días de baja por enfermedad al año, según el estudio.

Las enfermedades seudogripales pueden hacer estragos en la productividad de la población activa, en los sistemas de salud y en las familias con niños de corta edad, y se estima que cuestan unos 11.200 millones de dólares al año a la economía estadounidense.1

Los datos presentados en numerosos estudios ya muestran una correlación positiva entre la toma de determinados probióticos y la menor incidencia, duración y gravedad de las enfermedades seudogripales.2,3 Este nuevo estudio parte de datos existentes para evaluar el posible efecto económico de los probióticos en el ámbito de la atención primaria en Estados Unidos. Las conclusiones alcanzadas muestran que tomar probióticos puede generar grandes ahorros al reducir el número de días de baja, las visitas al médico y las recetas.

Las enfermedades seudogripales son una pesada carga para la sociedad
La categoría de las enfermedades seudogripales es muy amplia y puede incluir tos, dolor de garganta y fiebre por encima de 37,8 °C, entre otros síntomas. En el último quinquenio ha habido una media anual de 33 millones de casos con síntomas en Estados Unidos.4

«Los probióticos ya están reconocidos en la industria sanitaria, y numerosos estudios han destacado el potencial terapéutico de ciertas cepas probióticas para mantener un sistema inmunitario sano y apoyar la defensa contra las bacterias dañinas. Además de los beneficios para la salud de cada persona, este estudio demuestra que tomar probióticos también contribuye a bajar los costes para sociedad y a disminuir el uso de antibióticos. Creemos que el alcance de los probióticos en la atención sanitaria seguirá aumentando en años venideros mientras continuamos desentrañando el potencial de las bacterias beneficiosas», afirma Andrew Scorey, vicepresidente sénior de Salud humana de Chr. Hansen.

Tomar probióticos puede contribuir a disminuir la prescripción de antibióticos un 30 %5
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la resistencia a los antibióticos es una de las mayores amenazas actuales a nivel mundial para la salud, la seguridad alimentaria y el desarrollo. Se cree que hacia 2050 superará al cáncer como principal causa de muerte. Se estima que más de un tercio de los antibióticos recetados para tratar enfermedades seudogripales en Estados Unidos son superfluos.5

El nuevo estudio pone de manifiesto que en Estados Unidos podrían evitarse aproximadamente 2,2 millones de tratamientos con antibióticos cada año si la población tomara probióticos.

«Ya sabemos que el uso excesivo de antibióticos puede causar resistencia en las bacterias y conllevar que los tratamientos actuales dejen de funcionar. Este estudio aporta más pruebas de cómo los probióticos y las ‘bacterias beneficiosas’ pueden responder a algunos de los mayores retos del mundo», añade Scorey.

Nuevo modelo de simulación
Los resultados del estudio, que se publican en la revista «Frontiers in Pharmacology», fueron escritos y revisados por expertos independientes de la industria y la universidad. Chr. Hansen patrocinó el desarrollo de un nuevo modelo de simulación que se utiliza en el estudio. El título de la publicación es: «Probiotics reduce healthcare cost and societal impact of flu-like respiratory tract infections in the USA: An economic modeling study».

Los datos empleados en el estudio se tomaron de dos revisiones independientes: York Health Economics Consortium (YHEC) y Cochrane.2,3 Los ensayos clínicos de estas revisiones utilizaron 22 cepas probióticas, entre otras, las Lactobacillus rhamnosus y Bifidobacterium animalis de Chr. Hansen.

«Este estudio toma como punto de partida ensayos clínicos independientes y expresa los resultados clínicos en términos de coste y efectos en la atención primaria. Los resultados suponen un respaldo muy fuerte para los probióticos. En Chr. Hansen seguiremos trabajando sobre la base de estas conclusiones para examinar con detenimiento cómo determinadas cepas pueden apoyar esta área de la salud. Como consecuencia de este estudio, ya tenemos un nuevo modelo de simulación que nos proporcionará nuevas formas de trabajar con los datos en futuros estudios», explica Adam Baker, director sénior de Desarrollo de la salud humana de Chr. Hansen.

Chr. Hansen posee algunas de las cepas probióticas mejor documentadas del mundo. Los numerosos estudios clínicos y publicaciones científicas que tratan sobre estas cepas indican que pueden tener efectos beneficiosos en las funciones inmunitarias.

1) Putri WCWS et al. 2018 Economic burden of seasonal influenza in the United States. Vaccine.

2) Hao et al. 2015 Probiotics for preventing acute upper respiratory tract infections. Cochrane database of systematic reviews.

3) King et al. 2014 Effectiveness of probiotics on the duration of illness in healthy children and adults who develop common acute respiratory infectious conditions: A systematic review and meta-analysis. British journal of nutrition.

4) Centers for Disease Control and Prevention: Estimated Influenza Disease Burden, by Season – United States, 2013-14 a 2017-18

5) CDC newsroom. 2016 CDC: 1 in 3 antibiotic prescriptions unnecessary.


Chr. Hansen es una empresa global líder de biociencia que desarrolla soluciones naturales para las industrias de alimentación y nutrición, farmacéutica y agrícola. Desarrollamos y producimos cultivos, enzimas, probióticos y colorantes naturales para una gran diversidad de alimentos, dulces, bebidas, suplementos dietéticos, piensos para animales y fitosanitarios. Nuestra innovación en productos se desarrolla sobre la base de unas 40.000 cepas microbianas, a las que solemos llamar «bacterias beneficiosas». Nuestras soluciones permiten que los fabricantes de alimentos produzcan más con menos, al tiempo que también disminuyen el uso de productos químicos y aditivos sintéticos, lo que hace que nuestros productos sean muy apropiados en el mundo actual. La sostenibilidad forma parte integrante de la visión de Chr. Hansen de mejorar los alimentos y la salud. En 2019 Chr. Hansen fue clasificada como la compañía más sostenible del mundo por Corporate Knights, gracias a nuestros grandes esfuerzos en pro de la sostenibilidad y a las numerosas relaciones de colaboración con nuestros clientes. Desde hace más de 145 años aportamos valor a nuestros socios comerciales y, en última instancia, a los consumidores finales de todo el mundo. Nos llena de orgullo que cada día más de mil millones de personas consuman productos que contienen nuestros ingredientes naturales. Chr. Hansen fue fundada en 1874 y cotiza en la bolsa Nasdaq de Copenhague.

Compartir