Bioprotección para preservar de forma natural el buen trabajo realizado por los vitivinicultores

Vigile e impulse la fermentación para no llevarse sorpresas desagradables en una fase posterior.

La gestión de la fermentación alcohólica y de la maloláctica es la manipulación más natural después de que hayan cosechado las uvas. El tiempo corre contra el equipo de vitivinicultores, puesto que la flora salvaje de mohos, bacterias o levaduras puede tener un efecto perjudicial sobre los mostos y los vinos. 

Esta es la razón por la que hemos desarrollado el concepto de bioprotección de las uvas, mostos y vinos, ayudando a las bodegas a preservar el potencial que tiene el fruto.

Principalmente respondemos a tres tipos de preguntas: 

  • ¿Cómo mantener la máxima expresión de la uva en bodega? 
  • ¿Cómo evitar la instalación de microorganismos perjudiciales, como Acetobacter, Hanseniaspora, Brettanomyces o Pediococcus, por ejemplo en una etapa temprana y luego durante la maduración del vino?
  • ¿Cómo influir positivamente en el perfil organoléptico final del vino: color, aromas y sensación en boca, sin perder su autenticidad?

Seleccione el tema que proporcione más valor a su empresa:

Compartir