Premiumización

La premiumización del vino pasa principalmente por un componente organoléptico que perciben los consumidores: la sensación en boca

Si la sensación en boca es más redonda, la valoración del vino sube. Los catadores y los consumidores de vinos perciben la estructura del vino como un rasgo clave de la calidad, lo que los ayuda a calificar el vino. Si el cuerpo es ligero, puede percibirse como vino barato y simplón. Si es más redondo y variado, se nota como un vino de calidad superior en los segmentos prémium o superprémium.

Por eso, la mejora de la sensación en boca es un objetivo clave en la vinificación. Por fortuna, Chr. Hansen dispone de una serie de productos VINIFLORA® que ayudan a poner de manifiesto y preservar elementos que tienen una gran importancia en la sensación en boca. Todas estas soluciones son naturales y han sido seleccionadas en zumos de uva, mostos y vinos.

Transformación de los azúcares de la uva en polisacáridos con PRELUDE™ 

Chr. Hansen cuenta con la cepa Torulaspora delbrueckii PRELUDE™, que ha sido seleccionada por su capacidad para producir polisacáridos en mostos al tiempo que comienza la fermentación alcohólica.

Producción de ácido láctico en el mosto con CONCERTO™ 

Chr. Hansen ofrece una cepa seleccionada de Kluyveromyces thermotolerans que aporta la capacidad de convertir parcialmente los azúcares en ácido láctico. Esta propiedad resulta ideal para los vinos tintos y rosados de regiones cálidas, ya que aumenta la acidez total del vino, refrescándolo. Aparte de esta frescura adicional, el ácido láctico también proporciona al vino una sensación en boca más redonda.

Transformación del ácido málico en ácido láctico con CINE™

  • CINE™ es una exclusiva cepa de Oenococcus oeni seleccionada por Chr. Hansen por su capacidad para lograr la fermentación maloláctica sin producir diacetilo ni algunos otros compuestos responsables de los aromas mantecosos y cremosos que tradicionalmente se relacionan con la fermentación maloláctica. 
  • CINE™ es la herramienta ideal para conseguir fermentación maloláctica en vinos que normalmente no sufren este proceso fermentativo, es decir, los vinos blancos y la mayoría de los rosados. Una vez conseguida la FML, el ácido málico se convierte en láctico, lo que da al vino un cuerpo más rico y una mejor sensación en boca sin afectar al sabor.
  • Esta fermentación maloláctica en los vinos rosados o blancos también preserva su frescura inicial, a diferencia de lo que suele pensarse en el sector del vino. Contamos con varios ejemplos de vinos blancos y rosados hechos con CINE™ para respaldar esa afirmación.

Póngase en contacto con Chr. Hansen y su equipo de vinos si desea recibir más información sobre cómo mejorar naturalmente la sensación en boca de sus vinos.

Compartir