¿Una patente o un artículo científico? Mitos sobre la universidad y la empresa

Existen muchos mitos sobre las diferencias entre la universidad y la empresa, por ejemplo, que la calidad de la ciencia académica es mayor que la de la ciencia industrial. Hemos hablado con dos compañeros nuestros que han trabajado en ambos campos y les hemos preguntado por su opinión sobre esos prejuicios.

Geoffrey Ras


Científico de desarrollo en el equipo combinado de Desarrollo de Cultivos de Chr. Hansen. Obtuvo su doctorado en la universidad Clermont Auvergne (Francia).


 

Peter Westergaard Jakobsen


Científico investigador en I+D de Soluciones Analíticas de Chr. Hansen. Trabajó para el departamento de Química de la DTU como doctor, posdoctor e investigador. 



Mito: «La calidad de la ciencia académica supera a la de la ciencia industrial». ¿Verdadero o falso?

Geoffrey: Falso. Como nos centramos en problemas diferentes, es lógico que los planteamientos usados sean distintos. Tanto las instituciones académicas como la industria producen resultados de calidad.

Peter: Falso. Aunque los criterios que determinan el éxito en los dos campos sean muy diferentes, creo que la universidad y la empresa hacen avanzar los límites de la ciencia en áreas distintas. En la empresa, cuando consigues el nivel de información que necesitas para que el producto sea lo mejor posible, te paras. En la investigación académica, puedes seguir y acercarte más al límite de lo que es posible, por lo que a ese respecto se puede decir que supera a la investigación industrial. Sin embargo, las conclusiones a las que se llega en la universidad raramente se analizan con tanto detalle como se hace con las de la industria, que se ponen a prueba, por ejemplo, en entornos y a escalas muy diferentes en todo el mundo. Por lo tanto, en cuanto a solidez, diría que la calidad de la investigación industrial suele ser superior.


¿Es cierto que nunca llegas a contribuir al campo científico cuando trabajas en la empresa? (Publicación de artículos, etc.)

Peter: No necesariamente. En Chr. Hansen se fomenta activamente, pero muchas veces las publicaciones no se hacen en forma de artículos científicos. Por supuesto, en las empresas hay que mantener el secreto y no puedes publicar resultados que revelan una ventaja sobre la competencia. En algunos casos, no obstante, puedes publicar tu trabajo en colaboraciones con la universidad o curiosidades que has averiguado por tu cuenta.

Geoffrey: Depende. En el entorno académico es esencial publicar resultados para que se valore tu trabajo y para que puedas progresar en tu carrera y obtengas financiación. Como en la empresa todo se enfoca más a los productos, cualquier descubrimiento que tenga mucho interés se convertirá en una patente más que en un artículo científico y se valorará a nivel interno.



Ver publicaciones de compañeros de Chr. Hansen


Más información


¿Es verdad que solo se trabaja con gente del mismo campo?

Geoffrey: No. En Chr. Hansen cada proyecto, y cada éxito, es el resultado de una auténtica colaboración fructífera con compañeros del mismo departamento y de otras áreas de la empresa.

Peter: ¡Para nada! En I+D de Soluciones Analíticas colaboramos estrechamente con la mayoría de los departamentos de la compañía, desde Descubrimiento de Cepas hasta Informática, pasando por Ventas y Producción. Colaborar con gente de diferentes campos es un reto interesante por la forma en que comunicas tus necesidades y tus resultados.


En su opinión, ¿cuáles son las mayores diferencias entre trabajar en la universidad y en la empresa?

Peter: Creo que una de las mayores diferencias es la manera en que una empresa entera trabaja por un objetivo común, mientras que en la universidad dependes más de ti mismo o de un equipo muy pequeño para alcanzar el éxito. Otra diferencia grande es que en la industria deciden por ti cuál es el problema, y los plazos. En el mundo académico, tienes más libertad para elegir proyectos y planificar el calendario.

Geoffrey: Existen muchas diferencias. En general, la empresa se mueve más por los productos, mientras que la universidad está más abierta a explorar mecanismos, modos de acción, etc. Dicho de otro modo, la empresa está orientada hacia lo funcional, y la universidad, hacia el conocimiento de los fundamentos.


¿Por qué quiso trabajar en la empresa? ¿Qué le atraía?

Geoffrey: Personalmente, me atrajo que en la empresa uno se puede centrar en la ciencia aplicada. La carrera científica en el mundo académico se está haciendo cada vez más dura, te pasas demasiado tiempo pidiendo fondos. Lo que me resulta interesante en la empresa, especialmente en Chr. Hansen, es la oportunidad de hacer lo que se te da mejor: diseñar un experimento, llevar a cabo la tarea y analizar los datos. También me parece que la carrera profesional puede progresar más rápido que en la universidad.

Peter: Para mí, el principal motivo para trabajar en investigación es usar ciencia de vanguardia para resolver problemas, preferentemente en colaboración con otras personas. Creo que en la empresa puedo satisfacer esta necesidad de solucionar problemas y al mismo tiempo seguir desarrollando mis habilidades de gestión y colaboración. Para mí es secundario quién define el problema y cuáles son sus razones.


¿Cuáles son las posibilidades para alguien que tenga un doctorado en Chr. Hansen?

Geoffrey: Las perspectivas de desarrollo dentro de la empresa son estimulantes. Puedes expresar tu mente científica en tu día a día. Puedes seguir una carrera científica e ir subiendo peldaños, pero también tienes la posibilidad de tomar un camino de gestión, como jefe de equipo, director de proyectos y otros puestos de ese tipo.

Peter: Como empleado de Chr. Hansen, creo que puedes perseguir tus objetivos y maximizar tu talento, sin importar lo que hayas estudiado. La mayoría de los científicos y directivos en I+D tienen un doctorado, pero también hay puestos de gestión con diferentes estudios y trayectorias, como, por ejemplo, técnicos de laboratorio. Con respecto a las posibilidades para doctores, hay muchas. Puedes llegar a ser un alto directivo, puedes convertirte en EL especialista de un área de conocimiento, o cualquier cosa entre medias, según sean tu motivación y tus competencias.

Compartir