Auxiliares de laboratorio dedicadas a la dirección

Durante su trayectoria profesional en Chr. Hansen, Tina Holde, directora de Desarrollo de procesos, y Mette Honoré, directora de departamento, han escogido el camino de la dirección, que implica la labor clave de guiar y dirigir a sus equipos de forma tal que haga que cada subordinado saque todo su potencial. Conozca cómo estas auxiliares de laboratorio han experimentado la transición de asumir puestos directivos, así como los programas de dirección que ofrece Chr. Hansen.

From the left: Mette Honoré and Tina Holde.

Trabajar con personas es algo que siempre les ha gustado a Mette y a Tina. Antes de incorporarse a Chr. Hansen, Mette participó en varios programas para estudiantes y en exámenes. Para Tina siempre ha sido importante ir a trabajar con ganas y volver a casa contenta, y se dio cuenta de que, con una función directiva, podía ayudar a otras personas a sentirse así. A fin de cuentas, asumir un cargo directivo se convirtió en un paso natural en la carrera profesional de ambas. 

Usar tu formación y tu experiencia profesional en la función directiva

El papel principal como directivo es guiar a los subordinados. Habiendo trabajado de auxiliares de laboratorio, Mette y Tina han experimentado en primera persona algunas labores y proyectos en los que trabajan sus subordinados, lo cual les da conocimientos de mucho valor. «Creo que mi experiencia como técnico de laboratorio me permite entender mejor el trabajo diario de auxiliares y científicos y los desafíos a los que se enfrentan cada día. Y eso lo uso en mi función directiva», dice Mette. Tina interviene y explica que su trabajo anterior le permite conocer los límites y las posibilidades de los miembros de su equipo, por lo que puede optimizar su dirección. «Lo principal de ser un jefe y dirigir un equipo es hacer exactamente eso: dirigir. Mi trabajo no es atribuirme el mérito de lo que descubren o desarrollan mis subordinados, sino ponerme a la cabeza para que puedan destacar», dice. 

Programas de desarrollo de dirección

Todos los nuevos directivos de Chr. Hansen toman parte en un curso de formación y desarrollo llamado CONNECT-U. El objetivo del curso es ofrecerles un conocimiento profundo de sí mismos tanto a nivel personal como profesional para que sean conscientes de sus puntos fuertes y débiles. El programa, que refleja la firme convicción de Chr. Hansen de reforzar las capacidades de los empleados, asume un planteamiento individualizado del desarrollo personal, puliendo las habilidades propias de cada uno, en lugar de ser un curso genérico igual para todos. 

En opinión de Mette, una herramienta de su curso CONNECT-U destaca de las demás. «Hay un ejercicio de autorreflexión llamado ‘El iceberg’ que busca explorar lo que hay encima y debajo de la superficie del individuo. Me permitió analizar y comprender mis valores, mis creencias y mis motivaciones y cómo influyen en cómo actúo y me expreso. Las reflexiones me hicieron entenderme mejor tanto en la labor de dirección como en la vida privada». Tina tomó parte en uno de los primeros programas CONNECT-U y desde entonces ha sido instructora para otros directivos dentro del programa. «Creo que el programa es una gran inversión para conseguir una buena capacidad directiva. Además, disfruto de poder transmitir a otros lo que he aprendido», afirma Tina. 

Un lenguaje directivo común

Los programas formativos CONNECT-U se imparten en las sedes de Chr. Hansen de todo el mundo para que los directivos tengan una herramienta de referencia común dondequiera que estén. Al ser una empresa multinacional, los directivos de Chr. Hansen colaboran constantemente con otros países y continentes, por lo que un programa dinamizado de formación y desarrollo, que aun así deja sitio para lo individual, les aporta un lenguaje común a nivel de toda la organización.  


De empleada a directiva

Dar el salto de ser un compañero más a dirigir a los que te rodean puede ser difícil. El cambio es grande tanto para el nuevo jefe como para sus subordinados. «Pasar de ser un compañero a un jefe no solo es un reto para la persona que da el paso, sino que también tiene un efecto enorme en quienes te rodean pues han de adaptarse a una nueva realidad. Eso requiere tiempo, esfuerzo y paciencia. Creo que, como nuevo jefe, tienes que darles espacio a tus subordinados en una situación así, mientras marcas la dirección y resaltas y reconoces que acostumbrarse a las nuevas rutinas lleva su tiempo», dice Mette. 

Una red fuerte de directivos

Como pueden surgir dificultades durante la transición de compañero a jefe, existen programas de formación y desarrollo como CONNECT-U para asegurar que los nuevos directivos de Chr. Hansen reciban ayuda de la mejor forma posible. Para Tina, el gran apoyo de otros directivos de Chr. Hansen la ayudó en la transición. «Me dieron consejos útiles e hicimos algunos ejercicios; pude usar sus experiencias a mi manera para desarrollarme como jefa sin perder mi individualidad».

 «Lo que te ha traído hasta aquí no te llevará hasta allí»

La dirección es una tarea dinámica que cambia con los nuevos proyectos, los trabajadores y los aprendizajes. Como pasa con casi todo en una empresa innovadora, la gente no deja de aprender y encontrar formas nuevas de hacer las cosas. Lo mismo es aplicable a los directivos. «La forma de dirigir cambia constantemente y nada puede ni debe permanecer inmóvil. Tienes que recordar siempre que debes evolucionar como persona y como directivo. A mí me gusta decir que lo que te ha traído hasta aquí no te llevará hasta allí».

Chr. Hansen cuenta con programas de dirección que se renuevan continuamente para que satisfagan las necesidades de nuestros directivos. El objetivo es continuar teniendo una base sólida para la formación y el desarrollo de los directivos a fin de asegurarnos de que disponen de las herramientas para dirigir a sus subordinados, conseguir un ambiente de trabajo agradable e impulsar la innovación, como Mette y Tina hacen cada día.  

Compartir