Formar parte de un avance científico dentro de la bioprotección

Chr. Hansen puso a Solvej Siedler al frente de un proyecto que condujo a un avance científico: demostrar por primera vez el mecanismo que subyace en el efecto bioprotector de las cepas de Lactobacillus frente a levaduras y mohos en los productos lácteos. 


Solvej Siedler estudió bioquímica y se incorporó a Chr. Hansen en 2017. Antes trabajó en la ingeniería metabólica de E. coli y fue investigadora posdoctoral en la Universidad Técnica de Dinamarca. Aunque su formación fue en un área científica diferente, pudo transferir muchos de los conocimientos y metodologías de sus anteriores campos de investigación a Chr. Hansen, donde trabaja con bacterias acidolácticas empleadas para producir yogur. Recientemente, sus investigaciones dieron lugar a grandes hallazgos científicos dentro del campo de la fisiología bacteriana, en el intento por comprender cómo actúan las bacterias beneficiosas en nuestros productos. Conozca más sobre Solvej, su pasión por la ciencia y su trabajo en el proyecto.  

Con la motivación de descubrir lo desconocido

La bioprotección está infrainvestigada en la comunidad científica, por lo que sigue habiendo muchos secretos que descubrir con respecto a la fisiología y los mecanismos de bioprotección de nuestras cepas bacterianas. Para Solvej, esto representa un mundo de oportunidades: «En este campo hay desafíos y oportunidades sin igual, y eso me motiva para comprobar si soy capaz de hacer ciencia de primera categoría y revelar lo que averigüemos. Para mí como científica, es muy gratificante contribuir a la comunidad científica con la publicación de nuestro trabajo y su presentación en congresos científicos». (Al pie de la página figuran algunos de los artículos).

Un campo de investigación con impacto

Haber demostrado los efectos de los cultivos bioprotectores para alimentación de Chr. Hansen (FreshQ®) ayuda a resolver una problemática mundial. El consumo de productos lácteos en los países desarrollados contribuye considerablemente al desperdicio y merma de alimentos a nivel internacional. Por lo tanto, alargar la vida útil de los productos lácteos sin usar conservantes artificiales es un gran paso para reducir el desperdicio de alimentos en todo el mundo.

«Me siento orgullosa de que podamos hacer ciencia de alto nivel con un impacto así, trabajando de hecho para crear un mundo mejor, lo cual es muy importante para Chr. Hansen. El reciente proyecto de bioprotección y los magníficos resultados muestran que nuestro trabajo duro da fruto, y eso, ¿cómo no?, nos motiva mucho para los próximos proyectos», explica Solvej.

 


¿Qué es la bioprotección?

La bioprotección es una forma natural de inhibir el deterioro y prevenir la contaminación de los alimentos.

Más información

Crecimiento profesional 

La carrera de Solvej en Chr. Hansen comenzó cuando se la contrató como directora del proyecto de bioprotección. «Creo que fue una forma estupenda de empezar. Se trataba de un proyecto grande en el que pude crecer y tener éxito en mi trabajo como científica y como directora», comenta Solvej, que añade que este proyecto se ha traducido en más responsabilidades en fases posteriores de su carrera profesional. «Es muy agradable que te confíen una gran responsabilidad desde el principio, sin llegar a sobrecargarte. Todo fue muy equilibrado; eso es algo en lo que Chr. Hansen destaca». 

La colaboración es clave

En el proyecto de bioprotección, Solvej dirigió un equipo formado por compañeros de Chr. Hansen y por colaboradores externos. Participaron quince compañeros de cinco departamentos distintos de Chr. Hansen: Biología de sistemas experimentales, Biología de sistemas computacionales, Desarrollo de cepas, Selección microbiana y Aplicación de bioprotección de lácteos. Junto a ellos, se contó con colaboradores externos de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), de la Universidad estatal de Carolina del Norte (EE.UU.) y del socio industrial KeyGene N.V. (Países Bajos).

«Sin la colaboración de los socios y el equipo variado, no habría sido posible. Con gente con talento y con variedad de estudios y áreas de conocimientos, aplicamos un planteamiento de biología de sistemas y pudimos atar cabos. De hecho, fue un proyecto muy divertido que arrojó resultados totalmente inesperados. Todos teníamos un interés común por compartir y explorar, y eso nos llevó adonde estamos ahora», comenta Solvej sobre el trabajo en equipo. 

«El subidón de formar parte de semejante descubrimiento y avance científico es algo que no pasa a menudo», añade.

Trabajando por productos aún mejores en el futuro

Más adelante, lo aprendido con el proyecto seguirá sirviendo para mejorar los productos de Chr. Hansen mediante la identificación de cepas mejores, y Solvej y sus compañeros de I+D forman parte de esta trayectoria: «Además de a varios proyectos nuevos en el ámbito de la bioprotección, actualmente aplicamos el conocimiento de los mecanismos de nuestras cepas FreshQ® al desarrollo de productos aún mejores. Hay muchas oportunidades y espero aprovecharlas». 

Si desea más información sobre los resultados, metodologías y aplicaciones, puede leer los siguientes artículos de American Society for Microbiology, FEMS Yeast Research y Current Opinion in Biotechnology.  

Compartir