Conozca a nuestro compañero Philipp Grünert

Philipp desarrolla los productos del mañana. Nuestros científicos nos permiten mantenernos a la vanguardia de las últimas tendencias, siempre trabajando en las próximas innovaciones pioneras. Una de esas innovaciones es la levadura NEER™ para cerveza sin alcohol. Conozca la experiencia de Philipp trabajando en este proyecto.


En 2016, el creciente interés por la cerveza sin alcohol y de baja graduación hizo que Chr. Hansen invirtiese en la investigación y desarrollo de este campo contratando a Philipp Grünert como científico de desarrollo de procesos en Nienburg (Alemania). Un año después de la incorporación de Philipp a Chr. Hansen, comenzamos la producción de la cepa de levadura NEER, que desde entonces se ha convertido en un elemento importante en el amplio catálogo de Chr. Hansen. Hemos hablado con Philipp sobre el proyecto NEER y su papel en él.

 

¿Qué es NEER

NEER es el acrónimo en inglés de «Non-alcoholic bEER», cerveza sin alcohol. Este proyecto forma parte de nuestro departamento de vino y bebidas fermentadas, que, entre otras cosas, vende cultivos para la elaboración de vino, cerveza, zumo y té fermentado. Existen varias formas de producir cerveza sin alcohol, pero en la mayoría de los procesos resulta difícil mantener los aromas agradables que hacen que la cerveza sepa tan bien. El objetivo del proyecto NEER era encontrar la forma correcta de producir cerveza sin alcohol sin poner en peligro el sabor. Lo conseguimos gracias a una cepa de levadura que tiene una baja producción de etanol y la capacidad de crear aromas agradables. Y no solo eso, también es una cepa de producción rápida, apta para elaboración a gran escala.

¿Puede describir sus primeros meses en Chr. Hansen trabajando en el proyecto NEER?

Espíritu de cercanía y colaboración 
Pasé mis primeros seis meses en la planta de Pohlheim (Alemania), donde Chr. Hansen produce todas las levaduras de fabricación propia. Ahí conocí los equipos que hay en el grupo de gestión de procesos, control de calidad, aseguramiento de la calidad, operaciones y otros muchos. Creo que fue estupendo establecer una relación cercana desde el principio, pues sirvió de base para un espíritu de colaboración de verdad.

Ambiente de libertad y estímulo 
Después del periodo de Pohlheim, empecé a trabajar en el grupo de desarrollo de procesos en Nienburg, que está muy centrado en la producción de enzimas para nuestro negocio de lácteos y de cultivos para fitosanitarios. El ambiente de trabajo allí es muy estimulante y se caracteriza por la libertad, la responsabilidad y la pasión por promover la innovación a través de la ciencia. Puedo confiar en cada uno de mis brillantes compañeros allí y me esfuerzo para que ellos puedan confiar en mí. Sinceramente no podría estar más contento con otro equipo. 

 


¿Qué resultados y enseñanzas ha obtenido de trabajar en el proyecto?

Trabajo estimulante y resultados satisfactorios
Cuando empecé, tuve la oportunidad de optimizar los procesos preliminares de trabajo. Probé hasta 70 posibilidades diferentes y casi todas las muestras se evaluaron en las aplicaciones. Supuso mucho trabajo y se necesitaron muchos recursos en el equipo de aplicaciones de vinos y bebidas fermentadas. Sin embargo, mereció la pena. Entre otros resultados, el proceso dio lugar a un aumento del 50 % en el rendimiento de la biomasa y de hasta más del 90 % en la tasa de supervivencia. En conjunto, los resultados se tradujeron en hasta un 100 % de aumento de la productividad. Me siento muy orgulloso del resultado y del esfuerzo de todos los implicados.

Repercusiones y futuro
También llevamos a cabo observaciones científicas y técnicas importantes, que posibilitan una plataforma sólida para que lleguen más levaduras en el futuro y así expandir el negocio . Demostramos que el tiempo de desarrollo se podía recortar a la mitad y que lo aprendido se podía transferir a otras especies de levadura.

Por último, ¿por qué tienen tanta importancia la cerveza y otras bebidas sin alcohol para Chr. Hansen?

Los consumidores de todo el mundo se centran cada vez más en llevar una vida sana, con menos alcohol, lo que conlleva el aumento de la demanda de opciones no alcohólicas. Otra tendencia que no podemos obviar es la demanda de productos más naturales. La cerveza sin alcohol es ideal a este respecto, ya que los ingredientes y los procesos de producción son de lo más natural que hay. Ambas tendencias encajan con lo que representa Chr. Hansen: cuidar la salud de las personas de forma natural. 

Compartir