Nueva empleada durante una pandemia 

Lisbeth Bech empezó en Chr. Hansen como directora sénior en el departamento de I+D de Recursos y Planificación el 1 de abril de 2020. Sepa cómo fueron sus primeros meses y qué alegrías y enseñanzas se lleva de empezar en un trabajo en medio de un confinamiento. 

 

La importancia de unos buenos compañeros

En circunstancias normales, la sede de Chr. Hansen en Hoersholm bulle con el sano ajetreo de unas 700 personas entrando y saliendo. Pero eso no pasaba el 1 de abril de 2020, ya que casi todo el personal estaba confinado por la COVID-19. No obstante, para Lisbeth fue su primer día en Chr. Hansen y tuvo que empezar con una reunión a distancia con sus nuevos compañeros.

«No cabe duda de que resultó muy raro no poder conocer en persona a nadie, pero me sentí bien recibida por mis compañeros de forma virtual. Lo que me sorprendió más cuando al fin pudimos volver al trabajo presencial fue la familiaridad que ya tenía, porque todos me acogieron con muchas ganas».

Lisbeth no se esperaba esta cercanía en una empresa grande y global: «No creo que la haya experimentado en ningún otro sitio. Es digno de destacar que personas tan centradas en su trabajo encuentren el tiempo para ser tan abiertos y atentos con los compañeros nuevos. En general, me parece que hay un interés sincero por los demás, y eso es maravilloso. También me impresionó lo ambiciosos que son la empresa y sus empleados. La gente trabaja duro y lo hace por objetivos, y resulta muy motivador encontrar esta mentalidad de empresa emergente en una compañía consolidada. Pone de manifiesto que podemos actuar rápido y aplicar modificaciones cuando sea necesario».

Liderazgo que funciona

Al empezar en un trabajo y acostumbrarse a una organización, personas y entorno que son nuevos, los jefes pueden ayudar mucho en la integración. Lisbeth encontró en su jefa, Julie Mahler Kappelgaard, la pareja perfecta: «Julie ha tenido un papel muy importante en mis primeros días aquí en Chr. Hansen. Me dio una acogida estupenda y me dejó claro los proyectos y cometidos de los que quería que me ocupara. Nos coordinamos bien para trabajar en la misma dirección y para el mismo fin. Es una relación profesional estupenda, al tiempo que informal».

Aportando experiencias previas al nuevo puesto

En su nuevo puesto, Lisbeth puede aprovechar mucha de su experiencia profesional anterior, por ejemplo, su trabajo dentro de toda la cadena de valor de I+D, así como en estrategia y desarrollo empresarial.

«Como he trabajado en toda la cadena de valor de otra empresa de biotecnología, tengo información de gran valor sobre cómo funcionan los distintos procesos y qué efecto tendrían los cambios. Eso me ayudará en mi nuevo puesto, donde me dedico a la optimización de diferentes procesos de I+D en Chr. Hansen para apoyar nuestra estrategia general. Me centraré en ‘nuevas formas de trabajar’ para garantizar que alcancemos nuestros objetivos y sigamos ofreciendo las soluciones que demanda la industria. Me parece muy importante no dejar de aprender de los demás para que así podamos consolidar lo aprendido en toda la empresa. Solo mediante la puesta en común y el aprendizaje podremos mejorar y perfeccionar nuestras soluciones».

 

El programa de incorporación «Ven y vuela conmigo» de Chr. Hansen

Para garantizar que el «aterrizaje» en la empresa sea suave, todos los directivos cuentan con material que los ayuda a preparar la llegada de los nuevos empleados. La designación de un mentor contribuye a generar implicación entre los compañeros con el fin de favorecer una transición agradable para los nuevos miembros de un equipo.

Además, los empleados van conociendo las actividades de Chr. Hansen antes de su incorporación a la empresa. De esa forma, se integran en la familia de Chr. Hansen con mayor rapidez y conocen con claridad cuál es su papel en el cumplimiento de nuestros ambiciosos objetivos.

A través del programa de incorporación, todos los nuevos empleados reciben orientación para garantizar que tengan una acogida agradable en la empresa, en el equipo y en su nuevo puesto.

 

Libertad y responsabilidad

Lisbeth está contenta de experimentar mucha libertad en su nuevo trabajo: «Por supuesto, mi experiencia anterior y el conocimiento que traigo conmigo son muy apreciados y gozo de mucha libertad para gestionar mis responsabilidades como mejor creo. Me alegro de poder usar mis propias herramientas en este puesto para llevar a cabo mi trabajo. Aunque algunas cosas son parecidas en todo el sector de la biotecnología, las soluciones que encontramos aquí son muy diferentes, lo que hace que el trabajo sea muy interesante».

Enseñanzas del confinamiento por la COVID-19

Según Lisbeth, hay cosas importantes que ella y otros pueden aprender del periodo de confinamiento: «Nuestra capacidad para teletrabajar ha sido una ventaja evidente durante la pandemia de la COVID-19. Aunque prefiero las reuniones presenciales con mis compañeros, todos consiguieron sacar el máximo partido a la situación, además de darme una bienvenida cálida y facilitar mi incorporación». Lisbeth también resalta que trabajar por Internet incluso puede aumentar la eficacia: «Me quedé sorprendida por lo preparado que estaba todo el mundo en nuestra primera reunión de presentación. Era como si todos quisieran aprovechar al máximo el tiempo de la reunión virtual; me llevé muchas aportaciones valiosas de todos».

Y, para terminar, añade con una sonrisa: «Sin embargo, al volver a la oficina, he necesitado algo de ayuda para reconocer a mis compañeros en persona. Ha habido momentos bastante divertidos, de los que por suerte todos pudimos reírnos».

La bienvenida a Lisbeth es un buen ejemplo de los puntos fuertes del programa de incorporación «Ven y vuela conmigo» («Come Fly with Me» en inglés) de Chr. Hansen. 

Compartir